Medidas de seguridad para peluquerías y centros de estética tras el COVID-19

Tras el anuncio por parte del gobierno de que este 4 de mayo se podría iniciar la reapertura de los centros de estética y peluquerías en toda España lo primero que se hizo por parte de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) fue elaborar una Guía de recomendaciones.

Esta guía permite prestar los servicios de peluquería una vez reactivados los salones con la certeza de que, tanto profesionales como clientes, se encuentran dentro de un marco de seguridad e higiene.

En este listado, basado en las premisas del Gobierno, podremos encontrar unas recomendaciones básicas de higiene, medidas de seguridad y protocolos para evitar el contagio y la  transmisión del COVID-19.

Ya que se ha demostrado que ciertas conductas y un contacto demasiado cercano pueden aumentar las probabilidades de contagio. Tras el primer momento de confinamiento para intentar frenar al máximo esta pandemia el gobierno ha decidido tomar medidas más laxas para permitir la reactivación de la economía.

Pero esta flexibilidad respecto a algunos comercios, horarios de deporte o la entrada de casi la mitad de España en la Fase 1 no implica que el riesgo de contagiarse sea menor, por lo tanto es de vital importancia la toma de medidas preventivas por parte de todos.

¿Cuáles son estos pasos básicos?

Entre las medidas generales para toda la población se encuentra el mantenimiento de una distancia interpersonal mínima de un metro, el uso de mascarillas y guantes y geles de desinfección.

En cuanto a los recintos de las peluquerías:

Estas deberán señalizar con marcas en el suelo o con barreras si el espacio se lo permite la distancia mínima de seguridad recomendada por las autoridades.

Se restringirá el número de clientes dependiendo del tamaño del salón (encontramos que los salones más pequeños podrán atender a dos o tres clientes solamente).

Se impone un horario flexible que permite atender a los clientes de forma escalonada y evitar así su presencia en las mismas áreas.

El material que usaremos para protegernos tanto clientes como empleados deberá ser individual y desechable. Una vez terminado su uso lo depositaremos en unos contenedores específicamente marcados.

Si nuestra peluquería o centro de estética contaba con un dispensador de agua este deberá sustituirse por botellas de agua individuales o vasos de un sólo uso.

A la  hora de cobrar se fomentará el uso de medios electrónicos que eviten el uso de billetes o monedas y su paso de mano en mano.

En cuanto a las medidas específicas referidas a la conducta de los  clientes:

Se darán citas individuales y estas  deberán pedirse con anterioridad a través de email, número de contacto o web. Con el fin de garantizar el correcto aforo y el cumplimiento  de los horarios de atención escalonados.

Siempre se deberán mantener los elementos de protección puestos dentro del salón (mascarilla, bata desechable….).

Las pertenencias que traigamos con nosotros podremos depositarlas en una bolsa individual personal y desechable. No podremos usar revistas, prensa o libros dentro del salón ya que estos pasan de mano en mano.

Si tenemos una cita pero nos encontramos enfermos (o creemos poder estarlo) o si alguna persona con la que hemos tenido contacto ha sido detectada como portador de COVID-19 se recomienda anularla y aplazarla.

En cuanto al personal deberá tomar las siguientes medidas:

Cada día laborable se aconseja controlar la temperatura a la entrada, si alguno se levanta con malestar o síntomas se recomienda su permanencia en el domicilio.

La ropa y el calzado de la calle deberán ser sustituidos por una ropa específica de trabajo, la cual se deberá lavar cada día tras lajornada a 60º.

El uso de joyas queda restringido, estas deberán guardarse en un sitio seguro a la entrada y se aconseja llevar el cabello recogido.

Cada trabajador usará sus propios materiales de trabajo, los cuales deberán ser higienizados tras cada uso.