¿Qué es un objeto social? Definición y aspectos claves

En el proceso de construcción de una empresa el objeto social es uno de los detalles de gran relevancia, establecer desde un inicio este lleva a identificar cuáles son las actividades que se van a realizar en el presente y futuro inmediato.

A continuación te daremos todos los detalles que debes conocer sobre el objeto social y los aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de redactarlo.

Definición del objeto social

El llamado objeto social es el fin al cual se va a dedicar, y desarrollar, la empresa en búsqueda de un beneficio económico común entre los socios. Este objeto hace referencias a las actividades licitas que va a manejar la empresa.

Es necesario que las actividades a realizar sean licitas, posibles y determinadas, de no ser así el Registro Mercantil se encargará de rechazar la descripción y la empresa no va a poder constituida de manera valida.

En caso de no tener muy claro cuál será el objeto social es una buena idea establecer uno lo suficientemente amplio, de esa manera se obtiene un negocio con muchas facetas que puede extenderse a otras áreas más generales. Un ejemplo de esto: Venta de artefactos eléctrico en vez de venta de neveras.

Aspectos claves del objeto social

Cuando la empresa tiene previsto cual es la actividad económica en la cual se quiere enfocar solo queda establecer cuando son los aspectos claves, y más funcionales, del objeto social y entre ellos se encuentra:

  • Actividades financieras, bancarias, aseguradoras y administradoras de fondos mutuos y pensiones requieren de una autorización especial, si vas a formar una sociedad con alguno de estos estatutos debe conocer todos los detalles.
  • Puede recurrir al CNAE o al IAE para poder identificar con claridad y precisión el tipo de actividad.
  • El objeto social requiere de un acuerdo aceptado por la Junta General e inscrito en el Registro Mercantil para poder ser legal.
  • En caso de querer modificar dicho objeto es necesario con el tiempo para ello, ya que según la situación en la que se encuentre la empresa esta puede tomar tiempo.
  • No es posible para los administradores realizar actividades iguales en otras sociedades, ya sea de manera directa o indirecta.

Estos son solo algunos de los aspectos claves del objeto social y su funcionabilidad en las empresas, el buen manejo del negocio y alcance del éxito va a depender de establecer coherentemente el objeto social.

El objeto social sociedad limitada permite a las sociedades construidas por emprendedores un manejo del campo de actividades en las que desarrollarse, estas sociedades no solo se limitan a los socios sino que también permiten a los integrantes trabajar por un bien en común.

En definitiva, el objeto social es el detalle más importante a la hora de constituir una empresa, además de que determina las actividades de la misma es capaz de darle forma a la idea que tuvieron los emprendedores, siendo fundamental su exacta redacción para la constitución de los estatutos que se llevaran a cabo.