Cómo ser más positivo en el día a día

La cuestión del positivismo siempre ha sido un tema de bandera para muchos y algo trivial y hasta mundano para otros. Y es que es no es para menos, porque la forma de ver la realidad varia muchísimo de persona a persona.

En realidad es positivismo no debería ser entendido como una manera de estar sonriendo todo el día o riendo, sino más bien como una actitud frente a los problemas del día a día.

Es sabido que ante un problema, podemos tener dos formas de reaccionar: mal o bien. Es decir, en el instante ante una situación que parece mala, tendemos a reaccionar mal, aunque también podemos optar por repensar la situación y ver si realmente es tan mala como parece.

La forma de ser consciente de las emociones es tan simple y a la vez compleja como esto, ser consciente de que nos pasa y porque nos sentimos así en ese momento.

Parece algo simple de decir pero es difícil de conseguir, aunque realmente lo que vale la pena es tratar de intentarlo, ya que aprender a controlar las emociones nos va a permitir ser más positivos en el día a día.

Por ejemplo, todos nos ponemos mal cuando tienes que ir a una reunión importante o donde sea, te pones tus zapatos nuevos y de golpe pisas excremento de perro, que aunque suene asqueroso es algo muy común. Ante el hecho consumado hay dos manera de reaccionar, si te lo tomas a mal, pues no hay mucho que hacer, solo redundar en ese sentimiento, pero también puedes pensar de forma positiva y decir… bien, esto pasó, ¿cómo lo soluciono?

El hecho de ser más resolutivo y pensar menos en lo malo, te hace ser más productivo también, porque al fin y al cabo todo pasa y que si aprendemos a lidiar con las situaciones que nos pueden poner de mal humor, vamos a lograr estar un poco más tranquilos en el día a día.

Con lo cual una de las maneras para empezar a ser un poco más positivo en el dia a dia es siendo consciente de lo pasa y que en general lo que pasa y parece malo no lo es tanto y tampoco dura mucho, así que para que preocuparse de más si podemos pensar diferente.

En realidad estamos condicionados para pensar de manera negativa, pero esto no significa que no podamos repensar está cuestión y comenzar a ver la realidad de otra manera.