Definiendo la depresión

Una de las principales dificultades que se generan con los trastornos mentales es que no siempre quienes los sufren tienen claro si necesitan o no buscar ayuda.

Esto dificulta mucho que haya un tratamiento eficaz y se logre una buena recuperación y mantenimiento luego de haber superado el episodio depresivo.

Normalmente para superar una depresión se necesita más que solo una buena actitud positiva, ya que muchas veces los pensamientos depresivos se vuelven muy difíciles de controlar para quienes los padecen.

La depresión en nuestros días

La depresión es una enfermedad y problema muy común en la actualidad, y de hecho debido a esto son muchas las personas que simplemente piensan que “tienen que aprender a vivir” con ella, y que deben «resistir» para salir de la misma.

Pero sin duda alguna este no es el mejor plan de tratamiento para lograr superar esta enfermedad mental.

Lo que debes saber sobre la depresión

La depresión clínica (también llamada depresión mayor) es una enfermedad mental que se caracteriza por presentar un conjunto de pensamientos, comportamientos y sentimientos notablemente distintos al rango normal de pensamientos y sentimientos de una persona.

Es decir, ve alterado tanto su estado mental como su organismo provocando pensamientos y sentimientos muy negativos y perjudiciales para la misma.

Esto se debe a una interacción compleja de factores psicológicos, biológicos y sociales.

Un trastorno depresivo mayor puede hacer que el individuo se vuelva demasiado sensible a las situaciones y circunstancias cotidianas de la vida, y ante la menor dificultad se vea con sentimientos de desesperanza y tristeza profundos.

Por ello es que quienes padecen una depresión clínica o mayor, se sienten totalmente tristes, impotentes y vacíos, distorsionando todos sus pensamientos y su propia experiencia de vida, haciendo que la misma parezca sin sentido e indigna.

Sin embargo, cada persona vivirá la depresión de un modo único incluso cuando dos personas puedan padecer el mismo tipo de depresión, y es justamente eso lo que la hace tan difícil tratar si no se busca ayuda profesional.

Para algunos individuos la depresión no es más que un episodio breve de tristeza que tiende en algunos casos a resolverse por sí sola, pero en otros casos la depresión puede ser de larga duración y hacer sentir a la persona ineficaz, infeliz y desesperanzada.

Síntomas comunes de la depresión

Algunos de los síntomas comunes de la depresión son:

  • Sentimientos profundos de tristeza.
  • Sentimientos de desesperanza.
  • Cambios bruscos en el estado de ánimo e Irritarse sin motivo.
  • Ira y frustración.
  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas.
  • Cambios en los hábitos alimenticios.
  • Cambio en los hábitos de dormir.
  • Pensamientos relacionados con el suicidio y/o hacerles daños a terceros.

Diagnóstico de la depresión

Diagnosticar una depresión puede resultar complicado sobre todo porque se requiere que haya síntomas claros y evidentes, y que éstos permanezcan por un largo período de tiempo, comúnmente al menos dos semanas consecutivas.

Y si bien algunos individuos son capaces de identificar fácilmente que están padeciendo una depresión, otros pueden no reconocer los síntomas y pensar que es simplemente un estado de tristeza que “ya pasará”.

¿Qué hacer cuando tienes depresión?

Si crees que estás sufriendo una depresión, es importante que busques la ayuda y el apoyo emocional de tus amigos y familiares.

En algunos casos de depresiones leves y de corta duración, el apoyo emocional y psicológico de los seres queridos, aquellos en los que más se confía, puede ser de gran ayuda para superarla.

Pero en la mayoría de los casos, no es viable pretender luchar contra una depresión por cuenta propia y sin ayuda profesional, de hecho, no te recomendamos que lo hagas ni lo intentes.

Ten presente que al igual que puede suceder con otras enfermedades como el asma o la diabetes, este trastorno mental es una enfermedad grave que requiere de atención profesional para que sea posible manejarla de una manera apropiada y efectiva.

Por ello te recomendamos que ante cualquier duda consultes con un médico de confianza.

IMPORTANTE: Recuerda que esta información es solo educativa. Si dudas sobre tu estado de salud, busca el apoyo profesional médico.