¿Qué hay detrás de un test de velocidad de internet?

Los tests de velocidad son sumamente útiles y necesarios, solo que no todos dan resultados concretos y exactos sobre el estado de conexión de internet en nuestro ordenador. Entender cómo funcionan estos test será de gran importancia para determinar cuál es el que podríamos utilizar cada vez que se desee.

Lo primero que hace un test de velocidad es medir la latencia de la conexión que se posea en ese momento, esto determinara la hora y el retraso que esté presente para finalmente determinar y medir cual es la velocidad de transferencia en un determinado tiempo o periodo de transición hasta lograr una conexión relativamente estable.

En testvelocidad.es se puede conocer a profundidad las formas distintas de medición y la metodología en su funcionamiento, aunado a esto tambien nos ofrece un test de velocidad que podremos iniciar en el mismo instante que ingresamos al enlace. La medición de conexión que se nos ofrece parte inicialmente de una prueba de descarga, prueba de subida, prueba de ping y finalmente una prueba de estabilidad.

Como se ha mencionado con anterioridad muchos test no funcionan o no son del todo exactos, uno de ellos es el que Google ha puesto en marcha a inicios de años mostrando datos poco reales pero que al parecer son el resultado de los cambios que pueden surgir en el estado de la red.

Mejor método para medir una conexión

Inicialmente es recomendable apagar cualquier equipo que esté conectado en la misma red que utilizamos, esto funciona en conexiones cableadas o por wifi. Seguidamente se hace necesario elegir a un servidor que se encuentre lo más cerca posible de nosotros para dar inicio al proceso, en caso de que no se disponga de uno el procedimiento debe ser alterado.

Como se reseñó anteriormente, existe una metodología en el funcionamiento de un test de velocidad donde en la primera prueba se inicia al descargar un archivo con un tamaño mínimo para determinar el tiempo y ver que tanto se ajusta a las estadísticas.  Por lo general se piensa que la estabilidad de la conexión está situada alrededor de un 67%, siendo este un dato normal.

Para cada país la prueba de velocidad puede dar resultados diferentes, ya que aunque se posea una conexión de banda ancha, los datos enviados y recibidos serán diferentes según el sistema de redes que utilice esa nación en particular. Sin embargo, en distintas regiones del mundo se ha comprobado que los resultados dados son los estadísticamente estipulados y por ende afirma positivamente que la conexión es la más óptima.