CÓMO CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE CON NUESTRO VEHÍCULO

Un buen uso del automóvil no solo puede traer como consecuencia grandes alegrías para nuestra salud y bolsillo, sino que también puede ayudar a que la contaminación sea menor y el medio ambiente vaya recuperando su mejor sonrisa. Varias son las propuestas que ayuntamientos y gobiernos sacan a la palestra para concienciar a los conductores de estas buenas prácticas.

Por ejemplo, una de las actividades que se recomienda es la de coger el coche única y exclusivamente cuando sea estrictamente necesario. Si en nuestro trabajo hay una parada de autobús, un compañero prácticamente vive puerta con puerta o en hora punta se vuelve imposible el acercarse en coche al centro, quizás sea una buena excusa para compartir coche y gastos o hacer uso del transporte público y acabar con los odiosos atascos. Además, esos atascos no hacen más que mellar la salud y batería del coche. Una auténtica trampa para ratones.

Incluso se ha puesto de moda el compartir coche para viajes más largos ya que contaminas menos y socializas con otras personas también interesadas en ello. Además, los coches eléctricos aún no han dicho todo lo que pueden aportar en esta faceta.

95

¿SON RENTABLES LOS COCHES ELÉCTRICOS?

Cada vez son más los estudios que nos alarman sobre la necesidad de un cambio de combustibles para disminuir el coste que el impuesto de matriculación ejerce sobre tu vehículo. Los coches ecológicos existen y, pese al desembolso inicial, a la larga todo son ventajas: tanto económicas como medioambientales.

Los coches eléctricos, para empezar, prescinden del petróleo, una materia prima que cada año aumenta su precio y encarece la gasolina habitual de la mayoría de los vehículos. Primer punto a favor. Este ahorro en combustible no es un dato solitario, sino que aporta visibilidad a otros factores positivos sobre los coches eléctricos.

Además, el gasto de mantenimiento también es menor que respecto a otro tipo de coches y, mejor aún, las grandes marcas cada vez son más propensas y activas a fabricas los mismos modelos de automóvil en varias versiones. Tu dinero no va destinado a gasto en aceites ni lubricantes y las visitas al taller se saldan de manera satisfactoria en un alto porcentaje.

Por si fuera poco, adquiriendo un coche eléctrico ahorras en emisiones de dióxido de carbono, su recarga es más barata que las visitas a las gasolineras para cargar el depósito y en muchas comunidades autónomas existen medidas para subvencionar y ayudar a que la presencia de estos coches por la ciudad sea cada vez más habitual.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *