El accidente

Hace unos meses sufrí un accidente, un accidente gravísimo, que por fortuna no me ocasionó grandes daños pero que me dejó el coche en las peores condiciones posibles.

Una incorporación mal hecha puede costarte la vida, una incorporación que en principio no debía de acarrear ningún peligro y que acabo como el rosario de la aurora, un frenazo mal dado en el momento menos indicado del conductor que me precedía me hizo dar un volantazo que me empotro contra el vehículo que iba por la vía, con la velocidad a la que iba salimos disparados hasta la cuneta del lado contrario. Muy aparatoso, tremendo, pero por fortuna no tuvimos que lamentar daños graves, una escayola, unos puntos y poco más, eso si los coches han quedado solo para poder vender coche siniestrado ya que no se ha podido salvar nada de ellos.

La fortuna estuvo de nuestra parte, afortunadamente nada salió mal del todo, un buen susto eso sí, pero sin muertes que era lo principal y sin daños graves. Los seguros lo han tenido claro, los dos vehículos han sido declarados siniestro total por lo que yo de momento estoy sin coche hasta que me den en el taller uno de sustitución. Creo que me van a pagar el coche o por lo menos una buena parte, era un coche prácticamente nuevo, con cuatro años y sin apenas kilómetros.

Ahora, que llega el momento de volver a conducir me da un poco de miedo la verdad, no me esperaba sentí este temor a la hora de ponerme al volante, quizás deba de dejar pasar un poco más de tiempo antes de ponerme al volante de nuevo. La verdad es que no pasó nada para lo que podía haber pasado, afortunadamente los reflejos de los demás conductores se demostraron porque todos nos esquivaron en ese baile improvisado que comenzamos el otro conductor y yo. Cuando acabando el año te enfrentas a una situación como esta te da que pensar, las cosas que no has hecho y que te gustaría haber realizado, todas esas cosas que no te ha dado tiempo a probar o a conocer, las cuentas pendientes…es como se suele decir, ves pasar la vida entera ante tus ojos, y la verdad me quedan  muchas cosas que hacer, no estoy preparada para dejar de hacer todas esas cosas que tengo pendientes, procuraré hacer muchas de ellas este nuevo año.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *