Tours en Cancún: Visita Tulum

Uno de los aspectos más resaltantes de Cancún y el resto del Estado Quintana Roo es la cantidad de hoteles y sitios de alojamiento y hospedaje. La inversión en la última década ha sido notable y ha ido reduciendo poco a poco las zonas costeras naturales. Para muchos, este desarrollo ha puesto en riesgo la belleza natural e histórica de la región, rica en animales y vida marina (es hogar del segundo mayor arrecife de coral en el mundo) y además numerosas ruinas del imperio maya que aún se encuentran de pie hasta el día de hoy. Una de los pocos lugares que se ha permitido tomar medidas para preservar estos espacios es el parque nacional Tulum, la única Área Natural Protegida terrestre en el corredor Cancún-Tulum. Tulum es un punto ideal para el ecoturismo en la región, así como un territorio rico en historia. En pocas palabras, un indispensable en tu itinerario de tours en Cancún. (Para más info, entrá a este sitio).

 

 

Un poco de historia…

El parque nacional Tulum cuenta con una extensión de 664 hectáreas, 32 áreas y 13 centiáreas. Es hogar de una de los principales zonas arqueológicas del país, una ciudad amurallada de enorme importancia comercial para la civilización maya que vivió su mayor esplendor alrededor del siglo XIII. El nombre de Tulum significa muralla en idioma maya y fue impuesto a la ciudad cuando ya se encontraba en ruinas. El nombre antiguo era Zamá, que significa amanecer y hace referencia a la alineación poniente-levante de sus edificios, dedicados en su mayoría a observaciones astronómicas.

 

Tulum fue una escala fundamental para las rutas comerciales mayas, no sólo para la explotación de riquezas marítimas de las costas del actual Quintana Roo sino como nexo entre la Península de Yucatán y otros territorios ubicados más al sur, hacia lo que hoy se conoce como Centroamérica. El Castillo, uno de los edificios más imponentes de Tulum, es una clara muestra de la importancia de la ciudad para fines marítimos. Los navegantes mayas solían navegar el mar abierto paralelamente al arrecife coral y cuando visualizaban El Castillo, el cual cumplía función de faro, sabían que era el momento idóneo para tomar el canal que divide el arrecife. Para tal fin, El Castillo contaba (y cuenta aún) con dos ventanales que al ser iluminados por luz natural de día o antorchas de noche indicaban el momento preciso para que las embarcaciones giraran y evitaran así el arrecife.

El edificio, además,  es una estructura impresionante que se asienta sobre un acantilado y posee una cueva en la parte inferior, representando para los mayas los distintos niveles del universo, desde los planos superiores hasta el inframundo. El lugar es una visita obligada para cualquier visitante de Tulum.

 

Otra edificación impresionante de Tulum es el Templo del Dios Descendiente. Erigido sobre otro templo al que se rellenó para que sirviera de base, ha recibido la atención de incontables expertos por la asimetría de su fachada que, a pesar de que parece causada por el paso del tiempo, fue concebida así desde su construcción. El templo cuenta en su nicho con una estatua de un personaje con alas descendiendo del cielo.

 

El Templo de los Frescos es otro edificio imponente y una clara muestra de la predilección maya por la astronomía. El mismo fue utilizado como observatorio para seguir el movimiento del sol. Hasta principios del siglo XX era normal que visitantes de pueblos cercanos pasaran a dejar ofrendas en el lugar, pero el continuo flujo de turistas puso la práctica en desuso.

 

Tulum, a pesar de ser un área relativamente pequeña, alberga una gran variedad de ambientes y es un ecosistema rico en flora y fauna. En sus distintos parajes se puede transitar entre playas, cenotes y manglares, cada uno con su hábitat particular. Además posee varias especies en riesgo, endémicas, amenazadas y en peligro de extinción, tal como la tortuga marina, blanca y caguama que anida en las playas del parque y está protegida por el Gobierno Federal Mexicano.

 

Los ya mencionados cenotes, son pozos o estanques naturales de agua dulce abastecidos por un río subterráneo y que se formaron por la erosión de la piedra caliza, suave y porosa típica de la zona. No solo son el mayor aporte de agua dulce hacia el cercano mar, sino que tienen un importante vínculo con las ceremonias y tradiciones de la cultura maya, razones de sobra para ser visitados.

 

La zona arqueológica de Tulum se localiza a 128 kilómetros al sur de Cancún, aproximadamente una hora y cuarenta minutos en auto. Es accesible a través de la carretera federal 370, una moderna vía de cuatro carriles en el tramo Cancún – Playa del Carmen, y dos amplios carriles en el tramo Playa del Carmen – Tulum.  En Cancun existe una gran cantidad de agencias que organizan visitas guiadas a Tulum y también es muy facil llegar a través de autobús con salidas diarias desde la central de autobuses en el centro de Cancun. Muchas de las visitas a Tulum suelen incluir un paso por al acuario natural más grande del Mundo que lleva por nombre el Parque Natural de Xel Ha. Algunos otros tours incluyen paseos por la reserva de la biosfera Sian Ka’an y unos otros incluyen el viaje a la paradisiaca playa de Akumal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *