Una postura adecuada para trabajar

Para que nuestro trabajo no nos cueste la salud debemos de tener en cuenta unas medidas muy importantes, tales como la seguridad y la postura que adaptamos para desarrollar diferentes trabajos. Tan importante como la postura que escogemos son las herramientas de las que nos valemos para que nuestra jornada laboral sea lo más productiva posible.

Si nuestro trabajo se desarrolla a pie de calle, lo más importante es la seguridad, llevar siempre el equipamiento adecuado y no tomar decisiones que nos puedan acarrear problemas.
Si por el contrario nuestro trabajo se desarrolla en una oficina o despacho la cosa varia y mucho. Tenemos que tener especial cuidado las personas que pasamos muchas horas sentadas delante de un ordenador o simplemente haciendo un trabajo en el que se requiere estar sentado. La postura y la posición del cuerpo deben de ser los correctos ya que de lo contrario puede afectar a nuestro cuerpo negativamente.

Lo mejor es adaptar la postura a la silla en la que nos sentamos, comprar una silla buena es fácil en mercamaterial por ejemplo hay muchas y de distintos tamaños y precios, para que puedas elegir la que más se adapte a tus necesidades.

Para una correcta postura debemos de elegir una silla con respaldo para evitar sobre cargar la espada con tensión innecesaria. La distancia entre el teclado y nuestras manos también es de lo más importante ya que los antebrazos deben de descansa sobre la mesa, así evitaremos sobrecargar los músculos de los hombros. El monitor, a poder ser tiene que estar en frene de nosotros y no debemos de girar la cabeza para poder mirarlo, de este modo podríamos ocasionar gestos bruscos o tensión en el cuello que puede ocasionar dolores a causa de la mala postura. Los pies deben de descansa en el suelo o en un reposapiés, rodillas flexionadas y caderas derechas, así conseguiremos que nuestra columna haga un ángulo de noventa grados que facilitara la relajación de los músculos que no se están utilizando en ese momento.

La iluminación es crucial ya que evitara que forcemos la vista en demasía, la luz debe des se tenue, no brillante para evitar reflejos y las pantallas deben de tener un filtro aunque los ordenadores ya lo llevan casi todos de serie.
Con estos simples consejos tu jornada laboral no acabará con dolores de espalda y tensiones musculares.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *