LA GRANJA DE ESPORLES CON NIÑOS

Viajar en familia es toda una experiencia pero cuando encima se hace a través de lugares que nos teletransportan en el tiempo es aun mejor. Eso es lo que ocurre cuando tenemos oportunidad de visitar la Granja de Esporles con niños, un museo que ha conseguido conservar de manera auténtica la esencia de una granja tradicional del siglo XII.

La Granja de Esporles se encuentra en la isla de Mallorca, a tan solo una media hora de la ciudad de Palma. Lo ideal es llegar con su propio coche ya que a la entrada se dispone de dos parkings gratuitos. No obstante, también se puede ir a través de alguna excursión programada desde Palma u otros puntos de la isla.

Una vez se llega al recinto, es necesario andar unos 5 minutos hasta la puerta principal donde se compran las entradas (no es posible comprarlas por adelantado). Una vez dentro se accede al patio principal que es toda una preciosidad: allí los niños podrán corretear, mientras los padres disfrutaran de las vistas del lugar y podrán degustar vino típico de la región. Allí mismo, han puesto a disposición del publico varios toneles que contienen diferentes variedades.

En la parte superior, se hallan los carruajes de época y hay algunos personajes vestidos con atuendos tradicionales que permiten tomar una simpática foto en familia. De seguido, los niños disfrutaran conociendo a los animales que allí mismo viven: cabras, conejos, pavos reales, ovejas, palomas…. junto con un molino de agua que permitía abastecer a toda la granja.

Una vez dentro, se pueden descubrir toda una serie de salas que conservan un aire de lo mas tradicional: varias cocinas muy espaciosas con utensilios de época, habitaciones donde molían el grano y fabricaban queso y otros alimentos. También podréis visitar el taller donde cortaban madera y trabajaban distintos tipos de metales (entre ellos para hacer carruajes y herramientas); en la tintorería podréis descubrir como trataban la ropa y tejidos para conseguir todo tipo de colores y resultados.

Pero, en La Granja de Esporles con niños, también podréis visitar otro tipo de talleres como en el que fabricaban perfumes, secaban especias o ver las típicas habitaciones de la alta burguesía que residía en la casa principal y hasta el cuarto de juguetes de los niños (que por cierto no les faltaba de nada).

Pero el punto final de la visita es la cámara de los castigos, donde encontraréis diferentes artefactos con los que los grandes señores infligían torturas a aquellos que no respetaban las normas o habían cometido algún delito. No tengáis miedo de visitarla con vuestros niños pues es apta para todos los públicos y no es una sala que resulte realmente chocante. Todo esta pensado para que pequeños y grandes disfruten de manera completa de todo el lugar. Lo que si es cierto es que, la Granja de Esporles en familia es toda una experiencia a vivir se se esta de viaje por Mallorca con nuestros niños y es una visita que no se debe pasar por alto.